De entre los muchos errores que cometen los emprendedores sin experiencia en la red, el mayor es querer abarcar demasiado: “ya que vamos a montar una tienda, vendamos de todo”, dicen unos; “ya que vamos a hacer promoción, intentemos llegar a todo el mundo”, opinan otros.

Pero no se dan cuenta de que en Internet las cosas funcionan de otra manera, que es un mercado inmensamente grande como para intentar cubrirlo de forma global. Y este error deriva de que se acercan a la red con una mentalidad viciada por los hábitos del mercado tradicional.

Veámoslo con un ejemplo.

Si montamos una tienda en un barrio de nuestra ciudad para vender productos de gran consumo (digamos, una pastelería), el ámbito, el alcance, la cobertura de mercado a que podemos aspirar es el de todas las personas que viven o frecuentan ese barrio, ya que, por lo general, casi todo el mundo suele ser consumidor de estos productos. Y si vendemos una mercancía muy original que sólo se puede encontrar en nuestro establecimiento y disponemos de mucho dinero para invertirlo en publicidad, es posible que ampliemos nuestro mercado potencial a toda la ciudad. Pero ahí se acabó nuestro mercado.

Como alternativa, pensemos que montamos esa misma tienda en el mismo lugar, pero los productos que vendemos van dirigidos a un segmento muy específico de la población (por ejemplo: los cazadores). Es evidente que nuestras posibilidades de venta se han reducido considerablemente, debido a que nuestro mercado potencial es mucho menor (son muchos menos los compradores de productos para la caza que los consumidores de pasteles, tartas, etc.), por lo que las posibilidades de crecimiento y de éxito de nuestro negocio son menores.

Ahora veamos qué sucede en Internet. Por sus propias características, un negocio virtual estará accesible de forma inmediata para cualquier internauta, sea cual sea el lugar del planeta en que se halle, lo cual nos permite acceder sin problemas y con el mismo esfuerzo tanto a un mercado reducido como a un mercado global.

En consecuencia, y dado que es una utopía pensar que vamos a captar un mercado de cientos o miles de millones de clientes para nosotros, el volumen del mercado al que nos dirigimos tiene menos importancia que los principios que vamos a ir analizando en entregas sucesivas, el primero de los cuales lo incluimos hoy aquí:

1) Cualquiera que sea el segmento de mercado que elijas, encontrarás suficientes clientes en Internet para rentabilizar tu negocio

Por muy especializado que sea tu producto o servicio, por escasos que sean tus consumidores, en el ámbito global que representa Internet encontrarás suficiente número de clientes para que tu negocio pueda sobrevivir.

Analiza como ejemplo la web ubicada en: http://www.hothothot.com

Se trata de una tienda virtual que vende como producto único salsas picantes. ¿Cuántos clientes tendrías en tu barrio dispuestos a comprar salsas picantes en tu tienda tradicional? No muchos. ¿Cuántos clientes puedes encontrar en todo el planeta que compren salsas picantes a través de la red? Millones de personas, y eso ya es otra historia.

Te recomiendo que la visites y la analices con detenimiento, y te aclaro que es uno de los negocios más rentables que hay en la red y que fue montado por una familia mexicana residente en San Pedro (California) en el año 1994. ¡Casi la prehistoria de Internet!

Seguimos en el siguiente….