La regla del 80-20 establece que las diferentes actividades de una persona promedio se pueden separar en dos grupos: “las pocas cosas que son vitales” y “las muchas cosas que son triviales”.

Por eso es que se ha podido determinar, con considerable precisión, que el 20% de las actividades que una persona realiza, producen un 80% de los resultados que obtiene, mientras que el otro 80% de las actividades en un día promedio de una persona cualquiera no producen sino un 20% de los resultados con eficiencia.

En el mundo de los negocios y el trabajo, esto significa que un 20% de aquellas actividades que llevas a cabo diariamente son responsables por un 80% del éxito que experimentas.

Una de las decisiones más importantes de todo comerciante que aspire a formar parte del grupo más productivo es medir todas sus actividades diarias con esta regla del 80-20. Solo así podrá enfocar su esfuerzo en aquellas labores responsables que le brindarán la mayor parte de su EXITO.

De ahora en adelante, siempre que estés realizando o a punto de emprender cualquier actividad, debes preguntarte ¿Es esta una actividad que producirá el 80% de MI EXITO? Si la respuesta es no, entonces evita malgastar tu tiempo en ella.

Si adquieres el hábito de utilizar esta regla, tu efectividad en el trabajo y en lo que sea, aumentará grandemente, mejorando tu calidad de vida.