Si tienes una empresa organizadora de eventos, de ocio o  deportiva, donde se pueden producir grandes concentraciones de personas, te resultará fundamental para evitar situaciones de histeria colectiva, estar preparado ante cualquier situación  de emergencia.

Los expertos como Beatriz Picazo de la consultora estratégica que dirige junto a su socio Javier Teba, saben de la importancia de esta preparación, ya que la mayoría de sus clientes son empresas que instruyen a sus empleados en ”gestión emocional”.

Sus clientes son en muchas ocasiones parques temáticos y acuáticos, que en  temporada alta seleccionan a gente joven para hacer de monitores y socorristas.

A estos chicos hay que prepararlos bien para que sean capaces de afrontar con calma cualquier situación, como la pérdida de un niño por parte de sus padres,  el consumo indebido de alcohol, accidentes con daños personales. etc,.   En estos casos  -explica Beatriz-, es importantísimo que el personal sepa actuar adecuadamente para evitar que el caos se apodere del recito.

Cuando se produce una situación crítica, las personas no atienden a razones y pueden provocar un daño enorme en el correcto funcionamiento y en la imagen de la empresa.

Los expertos recomiendan seguir un protocolo:

  • Para calmar a alguien hazle preguntas tontas que rompa el bucle en el que está metido, de tipo “¿Qué has comido hoy?”, se trata de que piense en otra cosa, para que se desbloquee.
  • No le toques bajo ningún concepto y no se te ocurra pronunciar frases como “no te preocupes”
  • Lo mejor es decirle frases como: Vamos a solucionarlo, o  nos hacemos cargo…
  • Después, debes aislarlo para que no transmita la histeria al resto de clientes ni altere su descanso, mientras pones en marcha la solución escogida.

Sobre todo lo más importante cuando se produce un daño es reaccionar con prontitud.

Gracias por compartir la información en redes sociales.