El inicio de un proyecto de emprendimiento está rodeado de incertidumbres y de grandes expectativas.

De hecho, muchos de emprendedores tienen claras las metas, pero no cómo lograrlas.

Una realidad es que no existen factores estándar de éxito. Éstos son únicos para cada startup y aún si hubiera dos o más que fueran idénticas, no tendrían exactamente los mismos factores para llegar al éxito, por razones que van más allá del propósito de este artículo.

Lo importante es concentrarse en analizar nuestro proyecto de emprendimiento para identificar aquellos factores que nos pueden llevar al éxito, tratando de flexibilizar los procedimientos que llevaremos a cabo para ello.

Muchos de estos factores pueden llegar a verse como dificultades, otros serian claramente ventajas competitivas y existirán algunos neutros que no representaran nada por sí mismos.

En cualquier caso, el análisis debe implicar también el desarrollo de fórmulas que permitan transformar un factor neutro o negativo en uno que otorgue ventaja a la startup.

Debemos tener muy presente el dicho que dicta que lo mejor es sacar algo bueno de las visicitudes que surjan en nuestro camino.

Para poder identificar objetivamente los factores de riesgo, conviene apoyarse en herramientas efectivas que permitan ver más allá de lo superficial.

Las más aconsejables son la matriz DOFA, la FODA y la SWOT. Otro aspecto a considerar es incluir los factores externos que generalmente son la competencia y lo que podemos aprender de ella.

Las estrategias desarrolladas a partir de los factores de éxito definidos, deberían basarse en el análisis de la amenaza de sustitución de los productos de tu startup por la competencia, el uso del poder de negociación con los clientes y los proveedores y, por último, el uso de la competencia misma como  oportunidad para mejorar los productos y/o servicios que onuestra startup.