Muchas personas inician sus proyectos de emprendimiento llenos de expectativas y con una gran motivación.

El porcentaje de emprendedores en cada localidad depende de muchos aspectos, pero en cada uno de ellos hay un deseo de realización.

Una realidad que puede llegar a desmotivar es un porcentaje alto de emprendedores que fracasan después de un par de años. Si se desea tener éxito a largo plazo, lo mejor es no cometer algunos de los errores más comunes entre las startups.

La primera razón por la que muchos emprendedores fracasan es porque no pueden mantenerse económicamente durante los primeros estadíos del emprendimiento.

Mientras no hay una demanda suficiente, la crisis económica amenaza con derrumbarlo todo.

El consejo en este aspecto es comenzar y alimentar siempre que sea posible un fondo monetario que sirva de sustento para cuando se presentan necesidades económicas.

Otra de las razones del fracaso es hacerse con un panorama demasiado optimista. Es cierto que asumir un proyecto con la mejor actitud es beneficioso, pero un exceso de confianza o no prever la posibilidad de situaciones adversas pueden llevar al fracaso.

En este sentido, lo mejor es pensar con la cabeza fría cuando se trata de planificación, manteniendo siempre la honestidad consigo mismo.

Una estrategia que no suele fallar es pedir una segunda, una tercera, una cuarta y hasta una quinta opinión acerca de las estrategias que se están definiendo.

Una tercera razón es el intentar realizar la mayor parte de las funciones nosotros mismos para ahorrar dinero.

Esto podría ser efectivo si tenemos amplia experiencia en todas las áreas que conforman una compañía pero, de no ser así, no se realizará la gestión de la empresa de forma adecuada.

Si muchas de las funciones no se realizan con un mínimo de calidad, el proyecto de emprendimiento se vendrá abajo. Lo mejor es contratar a empleados calificados y preocuparse por formar un grupo de trabajo efectivo.