La Ley de Reformas Urgentes del trabajo autónomo,  ha modificado las deducciones que  aplican para los autónomos que utilizan su casa como sede o local para su empresa. En esta Ley se han aclarado las desgravaciones de suministros.

Vamos a explicar en detalle lo que los autónomos que trabajan desde su casa pueden deducirse, para estos autónomos,  lo más recomendable es usar  un programa de contabilidad y facturación como ErpGest

La AEAT ha sacado una nota informática en la que aclara definitivamente cómo se calcularán las deducciones que afectaran la declaración IRPF. La entrada en vigor será en 2018, por que se aplicarán en el 2019, cuando se liquide la renta del próximo año.

DEDUCCIONES SI TRABAJO EN CASA: LOS SUMINISTROS

La Agencia Tributaria, ha ratificado que serán deducibles los gastos de suministros de la vivienda en la que trabaja y vive el autónomo, tales como: agua, gas, electricidad telefonía e Internet. Para que esto aplique, la vivienda debe tener un porcentaje afecto a la actividad económica, algo que se declara en el modelo 036 o 037.

Daremos el siguiente ejemplo, Para una vivienda de 100 metros cuadrados, donde el autónomo destine una habitación para su despacho, a la actividad profesional, pongamos de 10 metros cuadrados, el porcentaje afecto a la actividad económica será de un 10%. Esto resulta fundamental  a la hora de obtener una deducción mayor o menor.

Entonces tendríamos que,  el porcentaje de reducción de los suministros será de un 30% desgravable x 10% de la vivienda afecta = 3% que será el porcentaje de deducción que se puede aplicar a los gastos. En un ejemplo real serían los siguientes:

. Internet y teléfono, con un coste anual de 840 euros.

. Luz con un coste anual de 1500 euros

. Agua con 360 euros anuales

Los gastos de suministro de este autónomo, en su totalidad serían de 2.700 euros, de los cuales la deducción que se va a aplicar finalmente será de 81 euros (2.700: 0,03).

Si destinamos a la actividad profesional un 40% de nuestra vivienda, el porcentaje a aplicar a los suministros será de un 12% y la deducción final para el ejemplo realizado subirá hasta los 324 euros anuales.

Esto ejemplo se aplica perfectamente para los gastos de luz, pero en el caso de gastos correspondientes  a Internet o telefonía, estos gastos se mantienen igual.   Como sabemos,  una jornada laboral son 8 horas o 12 horas para muchos autónomos, entonces, se podría aplicar un 50% de dicho para Internet y telefonía, ya que los mismos son absolutamente necesarios para la mayoría de los autónomos.  

OTROS GASTOS QUE SE MANTIENEN SI SE TRABAJA EN CASA

También, debemos agregarle otros  deducibles si se trabaja en casa, pero para ello, debemos diferenciar estos gastos cuando la vivienda es propia o alquilada. En el  caso de que la vivienda sea alquilada y siempre que el contrato esté a nombre del autónomo, podrá deducirse la parte proporcional del alquiler, el IBI, el seguro del hogar o la comunidad (en caso de que pague este concepto).

Si la vivienda es de tu propiedad, se puede desgravar la parte proporcional de gastos de comunidad, amortización del inmueble, intereses de la hipoteca, seguro del hogar, impuestos  como IBI y otros gastos menos importantes.

También pasa esto con  los seguros médicos, en los que hay que tomar en cuenta que no sólo se incluyen  los del propio autónomo, también los de su cónyuge o hijos menores hasta un límite máximo  de 500 euros por cada persona, o  de hasta 1.500 euros en el caso de discapacitados. También será  deducible un seguro de accidentes o un seguro de vida para el autónomo.

LOS GASTOS DE MANUTENCION (SI EL AUTONOMO TIENE QUE TRABAJAR FUERA)

Si el autónomo que trabaja en casa, lógicamente comerá en allí, pero si tiene que salir para  hacer diligencias relacionadas con su trabajo tales como, visitar a algún cliente o realizar un viaje de negocios, se podrá desgravar los gastos de manutención hasta un límite de 26,67 euros al día. Para ello, es indispensable pedir factura en los lugares que utilice, de igual manera deberá usar  un medio electrónico para realizar los pagos  y que el consumo se produzca en un establecimiento de hostelería.

En caso de que deba viajar al extranjero, por razones laborales,  el límite por los gastos de manutención será de 48,8 euros y en caso que sea necesario  pasar la noche fuera de su residencia habitual, estos montos se duplicarán. Otros gastos como los  del vehículo particular para el uso profesional no fueron tomados en cuenta en esta Ley.