El coste que te supone mantener un programa en la nube es menor que el coste que te supone mantener una infraestructura física, pero según los expertos es mucho más importante que tengas en cuenta  la cantidad de tiempo que te ahorrarás en  gestión interna, aparte de ser mucho más seguro y flexible. En la nube los productos tienen un paquete de servicios mínimos garantizados,  copia de seguridad y  protección de datos.

De todos modos antes de  decidirte,  sigue estas  10 preguntas para  elegir mejor:

  1. ¿Qué tipo de tecnología hay detrás: multiplataforma o base de datos?
  2. Si requiere una base de datos externa ¿Cuánto cuesta?
  3. ¿Cubre todas mis necesidades operativas? Según sea tu negocio busca el más adecuado que lleve gestión de productos, gestión de almacén, etc.
  4. ¿Dónde está situada la empresa que te da el servicio?
  5. ¿Está externalizado el servicio de atención o es propio?
  6. ¿Dónde tienen los servidores? A lo mejor por las características de tu negocio, necesitas que estén alojados en España.
  7. A medio plazo ¿me interesa o no pagar licencias? ¿Me interesa o no pagar nube?
  8. Si adquieres un producto en la nube ¿el resto de productos de la misma empresa están también en la nube? Te puedes encontrar con que la contabilidad no está.
  9. ¿Si no lo incorporo ahora mismo podré incorporar más adelante un control contable y económico?
  10. De cara al futuro ¿se integra con una plataforma propia de comercio electrónico? ¿Tienen experiencia?

Como emprendedor y desde el punto de vista económico, también  debes preguntarte si te interesa más comprar un software o alquilarlo, ya que las estadísticas dicen que el 80% de las empresas desaparecen en  menos de cinco años y si dentro de un tiempo no te va bien y decides dejarlo, nadie te devolverá la inversión que hayas hecho en el programa.

Gracias por compartir esta información en redes sociales.